La salud digestiva es la base de nuestro bienestar integral.

Si tenemos un sistema digestivo sano y fuerte, nos sentiremos con más energía y con un mejor estado anímico. Podría pasar horas hablando sobre salud digestiva, alimentos beneficiosos, plantas medicinales y consejos varios.

En este artículo, no voy a hablar de alimentos concretos ni de remedios.

 Lógicamente que es importante tener en cuenta la calidad nutricional de los alimentos.

Pero en este artículo, quiero hablarte de 3 claves que, aunque parezcan muy simples, son básicas para cuidar tu salud digestiva y si las tienes en cuenta, tu salud digestiva va a mejorar seguro.

Estas 3 claves las he podido experimentar conmigo misma y han generado una mejora importante en mi sistema digestivo. Así pues, espero que lo tengas en cuenta y lo pongas en práctica.

1.Come ligero. Evita llenarte al 100%. Muchas veces tenemos la costumbre de comer hasta sentirnos que no podemos comer más. Y esta costumbre es poco beneficiosa para tu salud digestiva ya que si comes de manera excesiva, tu sistema digestivo tendrá mucho más trabajo en digerir todos los alimentos que has ingerido y por lo tanto, tus digestiones serán mucho más lentas y pesadas. Intenta comer hasta el 80% y verás que tus digestiones son más ligeras, tienes más energía para seguir con tu día y evitarás la hinchazón abdominal.

2.Prioriza la calma en tu vida. Evita el estrés. La relación entre sistema digestivo y sistema nervioso es directa. Por lo tanto, cuando estás estresada o nerviosa, tu intestino lo percibe directamente. Muchas veces, con el estilo de vida actual, vivimos el día a día estresadas y casi ni nos damos cuenta. El estrés influye directamente a tu salud digestiva y además, tiene un factor inflamatorio que perjudica a todo el organismo. Por este motivo, te recomiendo que pares un momento y reflexiones sobre cómo puedes gestionar mejor el estrés o conseguir un estilo de vida más tranquilo. Te animo a leer mi artículo sobre “Cómo afecta tus emociones a tu alimentación” dónde te doy 9 consejos para cuidar tu bienestar emocional y alimentación en momentos más difíciles.

3.No te obsesiones con cada bocado. Comer saludable y nutrirte con buenos alimentos es básico. Pero obsesionarte en comer todo 100% saludable en todo momento o pensar en exceso sobre cómo te va a sentar la comida, puede llegar a ser contraproducente. Porque si antes de empezar a comer, ya piensas que a lo mejor esto no te va a sentar bien, probablemente no te sentará bien. Es algo muy simple, pero es así. Come saludable siempre que puedas, pero sobretodo disfruta de cada alimento y te aseguro que todo te va a sentar mucho mejor. La base de la alimentación es que sea lo más natural posible, con alimentos de verdad, y luego, adaptarla a tus necesidades. Pero es esencial que disfrutes con tu alimentación diaria sin obsesionarte en cada comida.

Espero que estas 3 claves te funcionen igual que a mi me han funcionado. Si necesitas asesoramiento nutricional personalizado para mejorar tu salud digestiva, puedes contar conmigo. A través de la consulta online, podremos trabajar juntas para mejorar tu situación actual a través de una alimentación adaptada  a tus necesidades y estilo de vida.

Un fuerte abrazo,

Irene.

Consigue TU GUÍA para vivir una Menopausia Saludable

¡Suscribete ahora y te informo de todos los detalles!

Muchas gracias!! Por favor, verifica tu bandeja de entrada y confirma que te has registrado correctamente. ¡Pronto recibirás más información!

Pin It on Pinterest

Share This