“Toda enfermedad empieza en el intestino” – Hipócrates

Hipócrates, conocido como el padre de la medicina, ya hablaba de la importancia de un intestino saludable.

Actualmente, cada vez hay más estudios sobre la relación entre el intestino y nuestra salud global.

Muchas de las enfermedades (ya sean desequilibros del sistema digestivo o bien de otros sistemas como el s.nervioso, cutáneo o inmunológico), se encuentra su orígen en el intestino.

Primero de todo, es importante entender cómo trabaja este órgano.

El intestino se encarga de una buena parte del proceso digestivo y de la absorción de nutrientes. Este órgano tiene una “barrera selectiva” conocida como permeabilidad intestinal que nos permite absorber en sangre los nutrientes que nuestro cuerpo necesita e impide la absorción de otras sustancias que no son adecuadas como toxinas o bacterias patógenas.

Gracias a una buena absorción intestinal (y una alimentación adecuada), nos sentiremos vitales y nuestro organismo gozará de una buena salud ya que el intestino absorberá de forma óptima los nutrientes que necesitamos para estar sanos.

¿Qué suecede si nuestro intestino no está sano?

Esta barrera selectiva dejará de funcionar adecuadamente. Esto quiere decir que el intestino será  más permeable de lo normal y no hará su función como es debido (Este desequilibrio es conocido como “el síndrome del intestino permeable”).

En este caso, permitirá que algunas sustancias no adecuadas traspasen la barrera (que ya no es tan selectiva) y entren en sangre. Por otro lado, algunos de los nutrientes que nuestro organismo necesita, no serán bien absorbidos produciendo déficits nutricionales y diferentes desequilibrios y enfermedades.

¿Cómo enferma nuestro intestino?

Algunas de las causas son las siguientes:

  • Mala alimentación: Poca fibra, procesados, exceso de carne, falta de vegetales…
  • Intolerancias alimentarias no tratadas
  • Estrés y/o ansiedad crónica
  • Antibióticos y otros medicamentos

Sintomas:

A continuación, algunos de los síntomas y señales que nos indican que nuestro intestino no funciona correctamente:

  • Problemas digestivos como estreñimiento, diarrea, colon irritable, aerofagia, digestiones pesadas…
  • Problemas cutáneos.
  • Fatiga crónica
  • Fibriomialgia
  • Enfermedades autoinmunes
  • Déficit de nutrientes y enfermedades relacionadas como por ejemplo la anemia o la osteoporosis.

¿Qué podemos hacer al respeto?

La base para una buena salud intestinal es:

Una alimentación natural y equilibrada + buena gestión emocional 

Para conocer 5 claves para tu salud intestinal, te invito a leer el siguiente artículo:

5 claves para mejorar tu salud intestinal

También, es importante adaptar la alimentación a tus necesidades y características.

Si necesitas ayuda para planificar unos hábitos alimentarios adaptados a tí con el objetivo de mejorar tu salud digestiva, yo estaré encantada de asesorarte y ayudarte a conseguirlo.

Si quieres recibir mis próximos artículos a tu correo electrónico, de manera totalmente gratuita, puedes subscribirte a mi página web.

Y para empezar, te regalo mi guía gratuita para ayudarte a cuidar tu salud hormonal de forma natural.

 

¡Te deseo mucha salud y bienestar!

Irene

 

¡Suscríbete ahora a mi newsletter!

Recibirás consejos y reflexiones

para conseguir una

Mentalidad emprendedora y positiva :)

¡Ya estás dentro! ¡Pronto recibirás tips para cultivar una mentalidad emprendedora y positiva!

Pin It on Pinterest

Share This